Gobierno de La Rioja

"El acceso de la mujer a las oportunidades laborales favorece los objetivos para hacer frente al reto demográfico"

Los 'Itinerarios de inserción sociolaboral para mujeres en vulnerabilidad' forma a mujeres en situación vulnerable para aumentar sus posibilidades de empleo, fortalecer las competencias laborales y promover su inclusión sociolaboral

La Iniciativa Emblemática Itinerarios de inserción sociolaboral para mujeres en vulnerabilidad es uno de los quince proyectos seleccionados para hacer frente al reto demográfico en La Rioja. Promovido desde Dinstinto Formación, esta iniciativa pretende revertir las causas que dificultan la inserción laboral de mujeres en situación de vulnerabilidad, como es la escasa formación, los factores personales y sociales o la falta de redes de apoyo.

"Promovemos esta iniciativa como un instrumento que corrija las desigualdades en las oportunidades de empleo y como estímulo para la capacitación profesional", explica Arancha Fernández, responsable de Dinstinto Formación.  

¿En qué consiste esta iniciativa emblemática?
Esta iniciativa pretende impulsar un nuevo enfoque de promoción de la mujer, donde se aúnen diferentes intervenciones que favorezcan su inserción sociolaboral, porque entendemos que la mejora de la empleabilidad de la mujer promueve decisivamente el cumplimiento de varios objetivos que marca el desafío del reto demográfico. Las acciones que se desarrollan a través de estos itinerarios de inserción pretenden marcar objetivos precisos y adecuados para cada participante; fortalecer la motivación en la búsqueda de empleo; ahondar y dar respuesta a los aspectos que dificultan la inserción; proporcionar formación en perfiles profesionales de baja cualificación, como la ayuda a domicilio o el cuidado de personas dependientes, pero muy demandados y con necesidad de profesionalización; facilitar el acceso al entorno laboral a través de un módulo formativo de prácticas; intermediar con las empresas para la contratación; y hacer un seguimiento de las participantes tras la inserción.

Las actuaciones de la iniciativa se promueven desde una doble vía: por un lado, una intervención individualizada en el diagnóstico inicial y el seguimiento; y por otro lado, la atención y tutorización grupal en la formación. Pretendemos atender a las demandantes de empleo y ser un referente de buenas prácticas en el apoyo a la inserción laboral.

¿Cómo surge?
Surge de la identificación de un perfil recurrente: mujeres con situaciones en las que se multiplican los factores de vulnerabilidad y con las que es necesario abordar de forma integral aspectos actitudinales y de formación, y de la detección de una demanda que se incrementa día a día, como es la necesidad de profesionales en atención domiciliaria, empleo doméstico, atención sociosanitaria en instituciones y domicilios…

De estas dos realidades nace la iniciativa donde se retroalimentan ambas demandas: la necesidad de profesionales y la demanda laboral de las mujeres desempleadas. Promovemos esta iniciativa como instrumento de corrección de desigualdades en las oportunidades de empleo y como un potencial estímulo de capacitación profesional.

¿Cuáles son los factores que dificultan la inserción laboral de mujeres en situación de vulnerabilidad?
Son varios: la escasa formación y cualificación profesional, la dificultad para conciliar responsabilidades familiares y laborales, la ausencia o escasez de redes de apoyo familiares o sociales y las propias circunstancias personales y sociales derivadas de la historia de vida individual.

¿Cuál es el perfil de estas mujeres?
Son mujeres con poca formación o con estudios de educación primaria o, en algún caso, que han cursado formación superior, como Bachillerato en sus paises de origen, pero sin homologar. El 70% son mujeres extranjeras en este primer itinerario, algunas refugiadas que ya han regularizado su situación en estos meses para acceder al mercado laboral y que han llegado para establecerse en La Rioja e iniciar un proyecto de vida. Las que llevan tiempo en nuestro país han trabajado en el ámbito del empleo doméstico de forma precaria... Otras nunca han trabajado. El 60% son madres jóvenes, pocas tienen una unidad familiar con marido e hijos; el resto son familias monoparentales con escasa o nula red de apoyos y que subsisten con ayudas económicas gestionadas por los servicios sociales. En algunos casos los factores de vulnerabilidad aumentan al ser víctimas de violencia de género, pertenecer a minorías étnicas o tener hijos con discapacidad. 

¿Cómo se forma a estas mujeres y qué empleos van a desarrollar?
Por una parte hemos diseñado e impartido en nuestro centro de formación módulos de formación transversal: habilidades sociales para el empleo, competencia digital, orientación laboral... Y, por otra, hemos impartido formación específica, como limpieza de edificios y mobiliario, ayuda a domicilio, empleo doméstico o cuidados a personas dependientes. Como complemento a esta formación, las participantes acuden desde octubre hasta febrero a un curso de cocina española. 

¿Qué supone para estas mujeres en situación vulnerable tener un empleo?
Tener un empleo para cualquier persona es un derecho que permite la realización de un proyecto de vida. Para estas mujeres es un logro que potencia su autoestima, su dignidad y que legitima ese derecho a proporcionar unos recursos económicos para ellas y sus familias. Con un empleo se consigue, además, romper con esa dependencia de las ayudas sociales que, en algunos casos, se prolonga en el tiempo por falta de oportunidades o por no adecuarse a sus perfiles. Creemos que es, además, una contribución a la dignificación de las cuidadoras y de las empleadas de hogar; perfiles profesionales que actualmente constituyen un nicho de empleo debido al envejecimiento de la población.

¿Cómo se van a conseguir los objetivos de la iniciativa?
Estamos muy satisfechas con los cambios que ya se han operado en las vidas de las mujeres participantes en los itinerarios de formación. Está siendo una experiencia de convivencia en la diversidad, de establecer relaciones de ayuda y colaboración, de aprendizaje con esfuerzo y resultados. En estos momentos participar en un entorno laboral mediante las prácticas les permite conocer los requerimientos del puesto de trabajo y ajustar sus expectativas frente a la inserción. Tras este periodo comenzará la intermediación, la prospección y la tutorización; a la vez, se creará en ellas la necesidad de una búsqueda de empleo proactiva, donde se sientan comprometidas con la consecución del itinerario acudiendo a entrevistas y procesos de selección y formación.

¿Cómo revertirá en el apoyo a las familias y a la natalidad, la interculturalidad y el
envejecimiento activo?

El acceso al empleo y la estabilidad laboral son elementos necesarios para favorecer ese necesario aumento de la natalidad. Al favorecer la inserción laboral de mujeres jóvenes y el mantenimiento del empleo se favorece la obtención de los medios económicos necesarios para potenciar la emancipación, entendida como el establecimiento de una unidad residencial independiente de la familia de origen. La acción se dirige de manera prioritaria a mujeres con identidades culturales diversas, inmigrantes o de etnias minoritarias que, al favorecer los procesos de integración sociolaboral, reforzará los flujos migratorios hacia la región y evitará que personas de origen extranjero abandonen nuestro entorno para regresar a sus países de origen o para trasladarse a otros territorios en los que puedan tener mejores expectativas.

Entendemos que la formación en ayuda a domicilio añade valor en las condiciones de atención a personas dependientes y favorece un envejecimiento de mayor calidad, ya que estas personas podrán permanecer más tiempo en su domicilio, sin tener que abandonar su entorno familiar y social.

¿Qué pasos se van a dar a partir de ahora? ¿Cuál es el calendario del proyecto?
Las participantes del Itinerario 1 han finalizado la formación transversal y la específica en ayuda a domicilio, limpieza y cuidados a personas dependientes, que comenzó en octubre de 2018. Ahora comenzarán sus prácticas en residencias y centros de día donde podrán transferir los conocimientos aprendidos en un medio real. Esta experiencia les proporcionará la posibilidad de participar en procesos de selección. Durante este tiempo supervisamos y tutorizamos el proceso y continuamos atendiendo a todas las participantes, tanto a las que consigan un empleo como a aquellas que necesiten fortalecer algún aspecto del ámbito formativo. En el periodo de acompañamiento en la inserción ejecutamos también las tareas de prospección con empresas del sector, implicando a los agentes colaboradores de la red de apoyo de las participantes (educadoras ,trabadoras sociales, orientadores...).  A partir de abril y hasta octubre de 2019, comenzará un segundo itinerario para 15 nuevas participantes que recibirán formación y acompañamiento hasta completar el proceso de inserción.


Municipios

Comentarios

Aún no hay comentarios. Sé el primero en comentar:

Se necesita estar registrado con usuario/contraseña o disponer de certificado digital o DNI-Electrónico para poder iniciar sesión. Más información.

Si quieres recibir los mejores contenidos de la actualidad riojana suscríbete a nuestro boletín. ¡Quiero suscribirme!

Subir