Gobierno de La Rioja

"Si eres víctima de acoso escolar grita, pide ayuda. Si no te hacen caso, sigue gritando"

Andrea Sayago, autora de la novela 'Zach Wood' en la que trata el tema del acoso escolar, participa este jueves en las #QuedadasOtoño del Instituto Riojano de la Juventud 

Andrea Sayago es la autora de la novela 'Zach Wood' en la que narra cómo un adolescente se enfrenta al acoso escolar.

Una historia que entrelazará en la conferencia de las #QuedadasOtoño, que ofrecerá el 25 de octubre en el IRJ, con su propia experiencia personal en la que abordará cómo es posible afrontar el acoso escolar y superarlo.

¿Cómo conseguiste plantarle cara al acoso escolar? ¿Cómo se consigue escapar del bullying?

La verdad es que nunca le planté cara porque nunca lo concebí como acoso escolar. Fui consciente de que yo era víctima cuando salí de esa situación y me dijeron: Andrea, has sufrido 'bullying'. Durante los años que lo viví nunca consideré de que eso era tan grave como para ponerle la etiqueta de 'acoso escolar', ha sido hace relativamente poco cuando me he dado cuenta de que sí, de que eso fue acoso escolar. Y es importante reconocerlo como tal aunque sea tarde.

Cómo se consigue escapar del bullying es algo que a día de hoy todavía no tengo muy claro. Es relativamente sencillo sobre el papel pedir ayuda y abolir una situación de acoso escolar -en el caso de que te crean y decidan tenderte la mano, claro-, pero, ¿cómo se consigue escapar de las secuelas que provoca? De esa ansiedad, esos miedos, esos daños emocionales... ¿Escapamos o aprendemos a vivir con ello?


¿Cómo te sentías? ¿Cómo era tu día a día?

Durante los años en los que fui víctima de acoso escolar no había día en el que no despertase con un nudo en la garganta al saber que debía asistir a clase. Te sientes solo, desplazado. Vives con ansiedad, con miedo, siempre alerta. Cada día, en cada clase, te expones a una humillación, un insulto, una patada... lo que sea. Me han puesto la zancadilla, me han tildado de gorda y de marimacho, me han insultado, me han hecho arrastrarme por el suelo. He estado en cubos de basura, me he esguinzado una muñeca al rodar escaleras abajo, me han perseguido por la calle, me han amenazado de muerte. Tengo 118 contactos bloqueados en mi WhatsApp que coleccioné durante el segundo curso de instituto. Mi día a día, y el de muchos estudiantes, era un infierno.

¿Llegaste a creer que la culpable eras tú?

Nunca. Afortunadamente yo siempre he tenido muy claro que yo a esa gente no le había hecho nada, que se metían conmigo porque querían. El hecho de tener unos kilos de más o de vestir con sudadera sea motivo de burla es más problema suyo que mío. Eso es algo que siempre he tenido muy claro, a diferencia de muchos estudiantes que no consiguen concebir esta idea, y se culpan a sí mismos de ser víctimas de bullying. La culpa nunca será tuya, tenlo claro.

¿Qué tipo de mensajes transmites en tu libro?

A pesar de que en mi libro pueden encontrarse diversos valores como la solidaridad, la humildad, la superación, la tolerancia o la fortaleza de la propia amistad, me atrevería a decir que hay uno que destaca por encima de todos los demás y que está presente durante toda la trama: la lealtad. No solamente la lealtad hacia las personas que quieres, a tus amigos y a tu familia; sino la lealtad hacia ti mismo, hacia tus ideas y principios. Muchas veces nos olvidamos de hacer lo que realmente queremos o consideramos que debemos hacer por miedo al rechazo, a no agradar o a que nos miren mal.

En esta historia veremos que tanto Zach como todos sus amigos tienen unos principios muy arraigados que por nada del mundo serían capaces de traicionar. La lealtad hacia su propio criterio y sus propias ideas es algo que destacaría especialmente en el libro.

¿Qué consejo darías a una persona que sufre acoso escolar?

Yo siempre digo lo mismo: grita. Si eres víctima de acoso escolar grita, pide ayuda. Si no te hacen caso, vuelve a gritar, sigue gritando tan alto que los monstruos te tengan miedo.

Sé perfectamente el miedo o la vergüenza que supone reconocer que se están metiendo contigo, pero es necesario hacerlo para que podamos ayudarte a acabar con todo esto.Y, sobre todo, yendo más allá de un simple 'cuéntalo', diré que es importante que nadie consiga hundirte y nadie consiga hacerte dudar de ti mismo. Sé que ahora lo ves todo muy negro, que lo ves todo un caos, pero como diría Andrea Valbuena: 'Atrévete a seguir mirando, porque pronto verás brotar nuevos universos'. Empodérate y serás imparable, te lo prometo. Y por favor, que nunca se te olvide: esto es una etapa, prometo que vas a salir de ahí, y lo que te espera después va a ser maravilloso. Mantente al pie del cañón, merece la pena seguir viviendo.

¿Cómo crees que se puede acabar con la violencia en las aulas?

¿Cómo crees que se puede acabar con el hambre en el mundo? Tenemos las herramientas necesarias para conseguirlo, solo nos falta ponerlas realmente en práctica.Creo que saber escuchar y dar credibilidad a lo que nuestros niños y adolescentes nos cuentan es el primer paso para ganar la guerra. Si aún hay profesores que dan capones en clase por fallar en una multiplicación, ¿cómo queremos acabar con el acoso en las aulas, si nuestros propios referentes nos educan desde la violencia y la humillación?


Municipios

Comentarios

Aún no hay comentarios. Sé el primero en comentar:

Se necesita estar registrado con usuario/contraseña o disponer de certificado digital o DNI-Electrónico para poder iniciar sesión. Más información.

Subir