Gobierno de La Rioja

13 consejos saludables para la conservación de alimentos

Con el calor aumenta el riesgo de crecimiento de bacterias en los alimentos si no se conservan adecuadamente. Para evitar intoxicaciones sigue estas recomendaciones

Las altas temperaturas pueden provocar un aumento de las intoxicaciones si no se tiene cuidado en la elaboración y conservación de los alimentos y comidas, especialmente en el ámbito doméstico.

El calor favorece el crecimiento de las bacterias en los alimentos, por lo que es imprescindible seguir unas pautas para que los alimentos sean seguros.

La Organización Mundial de la Salud propone esta serie de consejos básicos:

  1. Consumir alimentos que hayan sido tratados o manipulados higiénicamente. No se debe consumir leche sin tratamiento térmico (leche cruda). Las carnes, pescados y productos de repostería deben estar refrigerados o congelados. En los establecimientos de restauración es obligatorio el empleo de ovoproductos en la elaboración de mayonesas, salsas, cremas, etc. Si prepara estos alimentos en casa, deberá consumirlos inmediatamente.
  2. Cocinar correctamente los alimentos. Si los alimentos se cocinan bien, los microorganismos pueden ser destruidos por el calor. La temperatura a la que debe someterse el alimento debe ser suficiente para que alcance un mínimo de 70º C en el centro del producto.
  3. Consumir los alimentos inmediatamente después de ser cocinados. Es la mejor manera de evitar la proliferación de los gérmenes. No dejar nunca los alimentos cocinados a temperatura ambiente.
  4. Un alimento cocinado es un alimento higienizado. Los alimentos que no puedan ser consumidos inmediatamente, o las sobras que se quieran guardar, deben mantenerse por encima de 60º C, o del frío, a 7º C como máximo.
  5. Si va a consumir pescado crudo o poco cocinado en casa, hágalo después de haberlo mantenido congelado durante varios días.
  6. Calentar suficientemente los alimentos cocinados. Otro tipo de alimentos que no puedan ser sometidos a calor (ensaladas, gazpachos, etc.), deben ser refrigerados inmediatamente.
  7. No siempre es posible aprovechar sobras de una comida anterior, pero si decide hacerlo, caliente dichas sobras a la temperatura máxima antes de consumirlo.
  8. Evitar el contacto entre los alimentos crudos y los cocinados. El trapo de cocina o la bayeta puede ser un excelente vehículo de contaminación. Es preferible usar papel de cocina.
  9. Asegurar una correcta higiene de la persona que va a manipular los alimentos y una limpieza adecuada en todas las superficies de la cocina.
  10. Es muy importante hacer la limpieza de la cocina diariamente, como mínimo. Tener especial cuidado en almacenar la basura en recipientes lisos, lavables y cerrados y que éstos no se encuentren cerca de los alimentos.
  11. Mantener los alimentos fuera del alcance de insectos, roedores y animales de compañía.
  12. Utilizar exclusivamente agua potable. El agua potable no es sólo imprescindible para beber, sino también para preparar los alimentos.
  13. No consumir alimentos perecederos que estén expuesto a temperatura ambiente. Estas medidas deben ser exigidas por el consumidor, y cuando se observe que no se cumplen, los alimentos deben ser rechazados.

Comentarios

Aún no hay comentarios. Sé el primero en comentar:

Se necesita estar registrado con usuario/contraseña o disponer de certificado digital o DNI-Electrónico para poder iniciar sesión. Más información.

Subir