Gobierno de La Rioja

Aprovechar las oportunidades para crecer de forma comparable a las regiones más dinámicas de España, objetivo de la Consejería de Desarrollo Autonómico

José Ignacio Castresana ha explicado en el Parlamento que se actuará de forma coordinada en las principales palancas de desarrollo de la región: reindustrialización, innovación, internacionalización, turismo, universidad, avance digital y diálogo social  

  • 04/10/2019 18:00
  • Gobierno de La Rioja
  • Unidad de medios
  • Actualizado: Hace 13 días

El consejero de Desarrollo Autonómico, José Ignacio Castresana, ha comparecido esta tarde ante la Comisión de Desarrollo Autonómico del Parlamento de La Rioja para desglosar los objetivos y las líneas de actuación que desarrollará a lo largo de la legislatura.

Castresana ha marcado como objetivo esencial de su consejería el de lograr un “crecimiento social, responsable, sostenido y sostenible”, desplegando la Agenda 2030 y materializando así los retos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. “Nos planteamos como objetivo un crecimiento comparable al de las comunidades autónomas más dinámicas de España, en particular a las regiones del valle del Ebro, y al de aquellas regiones europeas cuyo modelo productivo es similar al nuestro que han sabido aprovechar mejor las oportunidades existentes en los últimos años”, ha señalado.

Precisamente, la Consejería de Desarrollo Autonómico se ha estructurado atendiendo a las principales palancas de desarrollo económico de la región e incorporando las competencias de inteligencia regional y planificación para, desde esa coordinación, “conseguir sinergias, economías de recursos y, sobre todo, para poner en marcha proyectos complejos que supongan la interacción de distintos agentes”.

José Ignacio Castresana ha destacado que los sistemas de inteligencia, planificación y coordinación van a permitir articular “la toma de decisiones y el seguimiento de los proyectos” y mantener “un rumbo sostenido durante los próximos años, de manera que los proyectos puedan evolucionar de manera sostenible, puedan enriquecerse con aportaciones desde distintas perspectivas y que, en cuatro años, veamos mejoras significativas en nuestro grado de desarrollo”.

Entre las prioridades de la consejería, Castresana destacó la reindustrialización de La Rioja, que se concreta en “aumentar el tamaño de las industrias, mejorar su competitividad, atraer inversión directa y desarrollar sectores emergentes intensivos en media y alta tecnología”. Para ello, la estrategia se basará en la innovación, mediante el apoyo a la adquisición de equipos de última generación para la industria 4.0 y los servicios de vigilancia tecnológica, y en la internacionalización, para lograr “una industria competitiva no solo a nivel local, sino también a nivel nacional, europeo y mundial”. En este ámbito, ha indicado que se acompañará a aquellas pymes que por su tamaño tienen dificultades para abordar la internacionalización con sus propios recursos -a través de sistemas de vigilancia de mercados y de oportunidades emergentes-, a empresas que ya están en este camino competitivo internacional y necesitan aumentar su regularidad exportadora, y a las que se encuentran en una etapa más madura y buscan la diversificación de mercados.

Para obtener el conocimiento cercano y concreto de la situación de cada empresa que permita estas actuaciones, se ha puesto en marcha ya un plan de monitorización y promoción de inversión con las cien empresas con mayor volumen de ventas y de empleados de la región. “El objetivo es conocer sus proyectos y sus dificultades con el fin de desarrollar programas de apoyo más específicos”, ha apuntado Castresana. “Este programa, que contará con un equipo especializado de gestores de proyectos, trabajará también en la atracción de inversiones ligadas a la cadena de valor de las empresas de La Rioja, en sectores complementarios y escalables, lo que incide en su fidelización y reduce el riesgo de deslocalización”. 

Turismo: enoturismo, gastronomía y castellano

Respecto al turismo, otro de los ejes esenciales de la consejería, José Ignacio Castresana ha destacado que el objetivo es desarrollar la industria turística y lograr que sea un sector económico importante para La Rioja. Para ello, ha indicado, “hay que actuar estratégicamente y apoyarse en los puntos fuertes distintivos que tiene la comunidad: enoturismo, gastronomía y su carácter de Cuna del Castellano”. “En una situación de competencia internacional y de recursos limitados, estamos obligados a enfocarnos, y nuestro foco es que La Rioja sea reconocida como la referencia nacional en enoturismo y una de las referencias a nivel internacional”, ha anotado. Así, y para pasar de un turismo de excursionistas a un turismo de pernoctaciones, se aprovechará la marca de región enoturística para añadir “una oferta complementaria que permita a cada turista paquetizar de una forma dinámica sus actividades”, con la digitalización como herramienta fundamental. Aquí se enmarca uno de los grandes proyectos para el conjunto de la legislatura: la puesta en marcha de una plataforma de monitorización de los movimientos y preferencias de los turistas, cuyo análisis permitirá orientar las decisiones de los operadores turísticos.

Universidad, digitalización, diálogo social y ADER

La incorporación de las competencias de universidad a la Consejería de Desarrollo Autonómico desvela el papel determinante que esta ha de jugar como agente de desarrollo económico, a través de la investigación, la creación de talento y la implicación en los proyectos de la región. Castresana ha anunciado que se propondrá “un modelo de financiación plurianual que dé estabilidad a la Universidad de La Rioja y pueda acometer planes a largo plazo y estructurar de manera estable la carrera docente del profesorado vinculándola a los grandes objetivos de la región”.

El consejero también ha señalado que la tecnología, a través de la Dirección General para el Avance Digital, “se va a involucrar en todos los proyectos de desarrollo autonómico”. “Se va a crear una unidad de vigilancia tecnológica que va a permitir tener personal propio que conozca las tecnologías disruptivas” y que aporte ese conocimiento tanto a las distintas unidades de gestión del Gobierno de La Rioja como a las empresas.

Igualmente, el consejero ha indicado que “la apuesta por el desarrollo autonómico afecta en definitiva a las relaciones laborales entre empresarios y trabajadores” y se va a trabajar para “promover la paz social y la estabilidad, requisitos claves para atraer inversiones y acometer programas de crecimiento”. El diálogo social será, pues, la base de un crecimiento sostenido que llegue a todas las capas de la sociedad y suponga rentabilidad para las empresas y mejores salarios y más seguridad para los trabajadores.

En todo este contexto, la Agencia de Desarrollo Autonómico de la Rioja (ADER) juega un papel esencial para “poner a disposición de las empresas los instrumentos necesarios para materializar las políticas que manan de la Consejería”, con cercanía, flexibilidad y un aprovechamiento eficiente de los recursos. “Por ello, se abordará una reforma estructural de la ADER a partir de una reingeniería de procesos que apoye los proyectos de modernización de sectores, internacionalización, innovación, turismo o digitalización”, ha anunciado Castresana. “Se reducirán los plazos de concesión de ayudas, se simplificarán los trámites y se buscarán fórmulas que permitan apoyar a la empresa de forma eficaz en el momento necesario”.


Comentarios

Aún no hay comentarios. Sé el primero en comentar:

Se necesita estar registrado con usuario/contraseña o disponer de certificado digital o DNI-Electrónico para poder iniciar sesión. Más información.

Subir