Gobierno de La Rioja

El IER edita una reproducción facsímil, comentada y anotada de los números de la revista 'Rioja Industrial' desde 1920 a 1936

El Instituto de Estudios Riojanos posee una colección completa de Rioja Industrial y es la institución pública que mejor ha conservado su legado, que ha puesto a disposición de todos aquellos que han querido acercarse a ella

El Instituto de Estudios Riojanos (IER) ha editado una reproducción facsímil, comentada y anotada de los números de la revista Rioja Industrial desde su creación en 1920 hasta 1936, periodo en los que publicó su número anual de forma ininterrumpida. Rioja Industrial dio continuidad a la revista que apareció en 1920 en Logroño bajo el título Logroño Ilustrado. Tras la Guerra Civil, la revista volvió a publicarse entre 1940 y 1969.

El Instituto de Estudios Riojanos posee una colección completa de Rioja Industrial y es la institución pública que mejor ha conservado su legado, que ha puesto a disposición de todos aquellos que han querido acercarse a ella. Así lo ha destacado en su presentación esta mañana, la consejera de Desarrollo Económico e Innovación, Leonor González Menorca, quien ha estado acompañada por el presidente de la Federación de Empresas de La Rioja, Jaime García-Calzada, la directora académica del IER, Aurora Martínez Ezquerro, y los editores de la misma, Ignacio Gil-Díez Usandizaga y Laura Martínez Rodríguez.

La consejera ha explicado que la revista nació con un gran objetivo, “colaborar en el desarrollo económico de la ciudad y de la región. Quería facilitar el progreso económico de sus ciudadanos y, para ello, entendía que se debía favorecer el avance de la industria, entendida esta en un sentido muy amplio”. Prueba de ello es que sus páginas se encuentran plagadas de los anuncios de un número importante de negocios del momento.

El IER ha querido con esta edición documentar y caracterizar mínimamente esta etapa de Rioja Industrial, ofreciendo como herramienta de trabajo esencial unos índices onomásticos y topográficos completos que facilitan  búsquedas concretas. Además, “recuperar este anuario para el público nos permite recomponer una parte vibrante de nuestro pasado. La prensa histórica es un patrimonio que nos pertenece a todos. Más allá del tiempo nos reintroduce en la vida y las opiniones de quienes nos precedieron, en sus anhelos y frustraciones, también en su humor, sus prejuicios y sus pasiones” ha subrayado González Menorca.

El IER ha editado 500  ejemplares de estos volúmenes de Rioja Industrial, que se podrán adquirir en su Biblioteca al precio de 60 euros.

'Rioja Industrial'

Rioja Industrial contiene artículos de opinión sumamente interesantes que reflejan esos años de cambio con las continuas crisis de los gobiernos en los años veinte, las dictaduras de Primo de Rivera y Berenguer, el advenimiento de la II República y finalmente, el inicio de la Guerra Civil.

También tiene una vocación clara de informar a los lectores. La información contenida es breve pero sumamente interesante, tanto en opiniones como en muchos otros aspectos de la vida de los logroñeses y riojanos. Para ello da cuenta, entre otras cosas, de los cambios en los cargos políticos municipales y regionales, o de personajes célebres de la región que alcanzasen el éxito dentro o fuera de ella, y ofrece, así mismo, artículos divulgativos de muy diverso carácter, artístico, económico, geográfico o histórico-artístico.

Otro gran apartado de Rioja Industrial es el de entretenimiento, a veces mundano, con fotografías de jovencitas distinguidas de la ciudad como se estilaba en esa época,  o de niños, a menudo los hijos de los colaboradores pertenecientes a la clase media bien situada de Logroño y otras localidades. También incluía viñetas y artículos humorísticos, referencias a los nuevos deportes emergentes como el fútbol y a los nuevos medios de comunicación como la radio.

Además cuestión destacable de la revista era su intención artística. Rioja Industrial publicó los textos de escritores consagrados o neófitos, los dibujos de artistas vinculados a la región y las imágenes de los mejores fotógrafos, no solo con la intención de recoger información sino también de captar bellos paisajes o experimentar con nuevos recursos a través del objetivo.

Finalmente, señalar la importancia que tuvo el aspecto visual y el esfuerzo tipográfico que hizo la revista por plasmar de la mejor manera posible todo lo recogido en sus páginas.

Los editores

Ignacio Gil-Díez Usandizaga es profesor titular de Didáctica de las Ciencias Sociales de la Universidad de La Rioja así mismo director del Área de Patrimonio Regional del Instituto de Estudios Riojanos. Dirige la revista Codal y forma parte del Consejo Académico de las revistas Berceo, Belezos y Contextos Educativos. Ha desarrollado su actividad como investigador en el ámbito de las manifestaciones artísticas y culturales del mundo contemporáneo (ss. XVIII al XX) y su producción científica se ha materializado en artículos y libros vinculados a la Historia del Arte el Patrimonio Cultural y su divulgación y didáctica.

Laura Martínez Rodríguez es Licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Zaragoza. Realizó el Máster de Estudios Avanzados en Historia del Arte de la misma universidad, especializándose en cine y otros medios audiovisuales, además del Máster de Profesorado en la Universidad de La Rioja. Colabora periódicamente con la revista especializada Ecos de Asia, y forma parte de su comité de dirección.


Comentarios

Aún no hay comentarios. Sé el primero en comentar:

Se necesita estar registrado con usuario/contraseña o disponer de certificado digital o DNI-Electrónico para poder iniciar sesión. Más información.

Si quieres recibir los mejores contenidos de la actualidad riojana suscríbete a nuestro boletín. ¡Quiero suscribirme!

Subir