Gobierno de La Rioja

La Consejería de Agricultura consigue una reducción de impuestos por IRPF que beneficiará a viticultores, ganaderos, hortofruticultores y cultivadores de champiñón en La Rioja

La Rioja ha logrado una reducción de impuestos para los agricultores del champiñón por el impacto del hongo Dactylium, que ha supuesto una pérdida de producción del 30,20% respecto a la media de los últimos tres años

  • 11/05/2022 18:15
  • Gobierno de La Rioja
  • Unidad de medios

El Ministerio de Hacienda ha aprobado una reducción de los impuestos de 2021, a instancias de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Mundo Rural, Territorio y Población, que beneficiará a los viticultores, hortofruticultores y cultivadores de champiñón de La Rioja que tributen por módulos. Agricultores y ganaderos riojanos se verán beneficiados, asimismo, por las rebajas aplicadas de forma horizontal al sector agrario en todo el territorio nacional debido a las circunstancias extraordinarias meteorológicas y de alza de costes de producción.

El Área de Estadística de la Consejería de Agricultura envía anualmente al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación el informe de las causas extraordinarias, principalmente accidentes meteorológicos, que reducen los rendimientos de producción de las actividades agrarias en el territorio riojano. De esa forma, pueden ser tenidos en cuenta en la propuesta de reducción de los índices de rendimiento neto (módulos) en el régimen de estimación objetiva del IRPF, que finalmente es aprobada por el Ministerio de Hacienda.

En este contexto también se ha solicitado desde el Gobierno de La Rioja la reducción de los índices de rendimiento neto en el régimen de estimación objetiva del IRPF para los agricultores del champiñón por el impacto de la resistencia de la enfermedad fúngica provocada por el hongo Dactylium a los tratamientos habituales, que ha provocado una disminución del rendimiento y un sobrecoste equivalentes a una pérdida de producción del 30,20 por ciento respecto a la media de los últimos tres años.

El índice de rendimiento neto se aplica a los ingresos que percibe un agricultor o ganadero por un producto durante la campaña y permite el cálculo del impuesto, además de otras variables de carácter fiscal. Este índice determina el tanto por ciento de beneficio que se obtiene de cada uno de los cultivos o productos ganaderos.

El método de estimación objetiva del IRPF de actividades agrarias tiene como objetivo simplificar la gestión del impuesto para los productores que no sobrepasen los 250.000 euros de ingresos. Este régimen de estimación objetiva aplica unos coeficientes o módulos, para calcular el rendimiento neto a partir de los ingresos.

La reducción se aplica para rendimientos agrarios que han sufrido un descenso de al menos un 30 por ciento, o su equivalente en aumento de costes de producción, por accidentes meteorológicos extraordinarios, además de una reducción de módulos este año por circunstancias excepcionales.

Rebajas autonómicas y municipales

Respecto a las reducciones de los índices de rendimiento neto solicitadas desde el Gobierno de La Rioja, en lo relativo a las actividades agrícolas, se han obtenido minoraciones en todos los términos comarcales de Rioja Alta para el guisante verde con 0,18 por el exceso de precipitaciones de junio, excepto los términos municipales de Camprovín, Cirueña, Cuzcurrita de Río Tirón, Herramélluri, Hervías, Manzanares de Rioja, Santo Domingo de la Calzada y Villarta-Quintana que tienen un índice de 0,13, debido a que los episodios tormentosos de junio fueron acompañados de pedrisco, lo que afectó más drásticamente a este cultivo en estos municipios.

También se aplicarán reducciones en todos los términos municipales de Rioja Baja, Rioja Media y Sierra de Rioja Baja para los cultivos de la cereza con 0,13 por las tormentas de los días 14 y 16 de junio que provocaron la pérdida de gran parte de la cosecha a causa del rajado de los frutos. Las altas temperaturas coincidentes con estos episodios tormentosos aumentaron estas pérdidas directas debido al reblandecimiento de las cerezas que finalmente impidieron su venta. Solo las variedades más tardías, pudieron desarrollarse ajenas a estas dificultades. Estos acontecimientos en conjunto provocaron una merma de rendimientos directos en torno al 60 por ciento sobre las cifras medias.

Por su parte, las reducciones de los índices se han conseguido también para la producción de hongos para consumo humano en todos los municipios de La Rioja donde se producen, con una reducción que coloca el índice en 0,18, por el impacto de la resistencia de la enfermedad fúngica producida por el hongo Dactylium a los tratamientos habituales. Esta afección ha conllevado una bajada de la rentabilidad del cultivo de champiñón en La Rioja debido, por un lado, a una reducción del rendimiento productivo y, por otro, a los sobrecostes originados para evitar la propagación de la enfermedad cifrada en una pérdida de producción del 30,20 por ciento respecto a la media de los últimos tres años.

Asimismo, las reducciones también se han aplicado a consecuencia de las tormentas de pedrisco en los cultivos de ciruela y manzana hasta el 0,19 en los términos de Albelda de Iregua, Nalda y Entrena; en melocotón y nectarina hasta el 0,26 en Albelda de Iregua, Nalda y Rincón de Soto; en pera a 0,26 en Albelda de Iregua, Nalda, Entrena, Fuenmayor y Rincón de Soto. En el término de Rincón de Soto, albaricoque y ciruela a 0,19 y manzana a 0,19. En Santurde de Rioja, guisante verde a 0,13 y judías verdes a 0,05 y en Santurdejo guisantes y judías verdes a 0,05.

Reducciones nacionales

Estas reducciones que beneficiarán al sector agrario riojano se sumarán a las aplicadas en los sectores de agricultura, ganadería y viticultura para todo el ámbito nacional de forma transversal por circunstancias de carácter excepcional por las adversidades climáticas de 2021, como la borrasca Filomena de enero, las heladas de marzo y la sequía, así como consecuencia del impacto del incremento de los precios de los costes de producción debido al alza de los piensos y la energía eléctrica.

Entre las reducciones en todo el territorio nacional, destaca la del índice aplicable a las actividades ganaderas que alimenten el ganado con piensos y otros productos adquiridos a terceros, siempre que representen más del 50 por ciento del importe total de la alimentación animal. El índice único para todos los sectores ganaderos será del 0,50.

También como reducción extraordinaria a nivel nacional, se amplía en 5 puntos la reducción del coeficiente corrector por uso de electricidad para el riego que se ha aplicado en años anteriores. De este modo, los agricultores que utilicen la electricidad para el riego se beneficiarán de una minoración del 25 por ciento en el rendimiento neto para cultivos regables (el año anterior fue del 20 por ciento), extensible a todos los regadíos, y no solo a los de consumo estacional.

En las reducciones establecidas con carácter estatal para la declaración de la renta de 2021, en el sector agrícola la de uva para vino con DO es de 0,32 a 0,22. Las de los sectores ganaderos son: avicultura de 0,13 a 0,09; bovino de leche de 0,20 a 0,14; bovino de carne de 0,13 a 0,09; bovino de cría de 0,26 a 0,18; cunicultura de 0,13 a 0,09; equino de 0,32 a 0,22; ovino y caprino de carne de 0,13 a 0,09; ovino y caprino de leche de 0,26 a 0,18; porcino de carne de 0,13 a 0,09; porcino de cría de 0,26 a 0,18 y apicultura de 0,26 a 0,13.

 

 



Tags:

Comentarios

Aún no hay comentarios. Sé el primero en comentar:

Se necesita estar registrado con usuario/contraseña o disponer de certificado digital o DNI-Electrónico para poder iniciar sesión. Más información.

Subir