Gobierno de La Rioja

El Día Mundial del Asma conciencia a la sociedad sobre una enfermedad que padecen 15.000 riojanos

El asma es la cuarta causa de absentismo laboral y la primera de ausencia escolar, por delante de cualquier otra enfermedad crónica

La Consejería de Salud se suma a la celebración del Día Mundial del Asma con la divulgación de consejos prácticos y pautas de actuación para afrontar de manera correcta esta enfermedad, y que han sido elaborados por el jefe de sección de Neumología del Hospital San Pedro, Carlos Ruiz.

Según la Organización Mundial de la Salud, el objetivo de conmemorar este día es sensibilizar a la población sobre la necesidad de cuidar las vías respiratorias. Para ello se ha adoptado el lema 'Nunca demasiado pronto, nunca demasiado tarde'.

El asma es una enfermedad crónica que afecta a unas 15.000 personas en La Rioja. La padecen el 5% de los adultos y es más prevalente en mujeres que en hombres (dos de cada tres asmáticos son mujeres).

Esta cifra se incrementa en el caso de los niños, que llega a afectar hasta a un 10% de la población infantil. Asimismo, se trata de la cuarta causa de absentismo laboral y la primera de ausencia escolar, por delante de cualquier otra enfermedad crónica.

Con la llegada de la primavera, se incrementa el número de casos de asma alérgica, debido a alérgenos ambientales como el polen. Entre los factores externos que pueden desencadenar los síntomas del asma se encuentran alérgenos como el polvo, los hongos, el pelo animal y los pólenes.

Otros inductores de la enfermedad son irritantes como el humo del tabaco, la contaminación atmosférica, los barnices, aerosoles y productos de limpieza. Por último, los cambios climáticos, las emociones y el estrés también pueden inducir el asma.

La importancia del diagnóstico

El primer paso para hacer frente al asma es hacer un diagnóstico correcto, ya que hay muchos asmáticos que desconocen que padecen esta enfermedad y relacionan sus síntomas con otras muchas causas como alergia, catarros o la ansiedad.

Si el paciente no está diagnosticado, no puede llevar un tratamiento adecuado ni es capaz de reconocer ni tratar sus desencadenantes.

Aunque la enfermedad aparentemente es fácil de diagnosticar, existen pacientes con asma que no están identificados y otros diagnosticados de asma que no padecen esta enfermedad. Cerca de un 2% de los ingresos en hospitales es producido por crisis asmáticas y un 80% de éstos son evitables con un tratamiento adecuado. De ahí la importancia de tomar conciencia de esta enfermedad y sensibilizar sobre la correcta adherencia al tratamiento y su control.

Síntomas

Lo más importante para diagnosticar el asma es identificar los síntomas que se producen, como la tos seca y pertinaz que se presenta por las mañanas, durante el ejercicio, la risa y/o el llanto; la sensación de opresión (tirantez torácica) en el pecho que impide respirar, los silbidos en el pecho ocasionales o persistentes o la falta de aire al correr o que despierta de madrugada.

Para hacer un diagnóstico completo, el médico preguntará por esos síntomas, además de por la frecuencia e intensidad con que se manifiestan. Obtendrá también datos familiares, las cuestiones laborales y tóxicas, posibles alergias, etc. Además, se realizará una espirometría y un estudio alergológico frente a los neumoalérgenos más habituales (ácaros del polvo doméstico, epitelios de animales, pólenes y hongos).

Una vez diagnosticada la enfermedad, es necesario tratarla. Primero, procurando no estar en contacto con las causas que lo producen, generalmente de naturaleza alérgica (ácaros del polvo, animales de compañía, perros, gatos, pólenes, hongos), también las infecciones virales o bacterianas. En segundo lugar, administrando fármacos antiinflamatorios inhalados y con la ayuda de broncodilatadores inhalados, ya que estos facilitan el paso del aire.

Consejos para el paciente

• Evite los factores desencadenantes; irritantes, productos aromáticos, aerosoles y mascotas, y revise con su médico si está expuesto a alguno y cómo evitarlos.

• No fume ni permitan que fumen en su casa o dentro de su coche.

• Evite alfombras y muebles tapizados con tela.

• Recubra su colchón y almohadas con un protector a prueba de polvo.

• Reduzca la humedad de su vivienda.

• Durante la temporada de polen trate de mantener las ventanas cerradas.

• Mantenga una higiene personal adecuada, así como del hogar (lavar con agua caliente fundas y sábanas).

• Haga ejercicio habitualmente y mantenga una alimentación saludable.

• Si tiene molestias respiratorias consulte a un neumólogo.

• Siga las indicaciones que su médico le recomiende.

• Aprenda a identificar los signos de alarma de un ataque de asma y mantenga tanto las instrucciones como la medicación al alcance de la mano.


Comentarios

Aún no hay comentarios. Sé el primero en comentar:

Se necesita estar registrado con usuario/contraseña o disponer de certificado digital o DNI-Electrónico para poder iniciar sesión. Más información.

Subir